Medellín: capital del transporte sostenible

Medellín: capital del transporte sostenible

Con una inversión de 75.000 millones de pesos (19.422.052,50 €), 64 vehículos de la marca china BYD han sido ya sometidos a pruebas para que empiecen a circular por las calles de Medellín en Colombia. Estos autobuses se configuran como la segunda flota más grande de toda América Latina, justo después de Santiago de Chile y circularán por la Línea 0, que es un corredor que conecta el sistema de transporte de metro, desde la estación Caribe, hasta la Palma, estación de Metroplus, entre la calle 30 con carrera 80.

Flota respetuosa con el medioambiente

Con una longitud de 90 metros, estos autobuses tienen capacidad para 90 personas. Están equipados con dos motores eléctricos, freno regenerativo, que en frenada y en descensos carga la batería. Esta mecánica evitará las emisiones de 3.666 toneladas de CO2 y de 85 kg de PM2.5 al año. Asimismo, los motores eléctricos emiten menos decibelios, por lo que el ruido de los mismos apenas es apreciable, disminuyendo la contaminación auditiva.

Con dos horas de carga permite a los buses operar por todo el día

Cuentan con baterías diseñadas para tener una vida útil de 3.000 y 5.000 cargas, pudiendo sobrepasar los ocho años de duración. Las autonomías esperadas de estas baterías se esperan que sean del orden de los 300 kilómetros, suficientes para los recorridos establecidos.

Ahorro energético, pero también económico

El consumo por kilómetro recorrido por esta nueva flota supone un 50% menos que los mismos accionados por gas natural o diésel. Para tan ambicioso proyecto se hace preciso la instalación de 16 estaciones de carga y un plan para el reciclaje de las baterías después de su vida útil.

Compromiso ambiental y social

Además de ser sostenibles, estos autobuses son responsables con la diversidad de las personas, incorporando elevador para discapacitados/as y están dotados de nuevas tecnologías tales como puertos USB que permitirán a las personas usuarias cargar sus dispositivos móviles y un servicio de WiFi.

Con esta acción local, la ciudad colombiana pretende tener un impacto global mitigando la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) y posicionándose como uno de los territorios latinoamericanos referentes en materia de medioambiente y de lucha contra el cambio climático.

Dejar un comentario

Tu correo electronico no será publicado.