Auditoría energética: del papel a la práctica

Auditoría energética: del papel a la práctica

Actualmente, nos encontramos en un momento en el que la eficiencia energética se ha convertido en un tema muy importante cuando se habla de medio ambiente. La sociedad en esta era tecnológica busca conseguir que cada paso que demos día a día sea un poco más ecológico.

En nuestra anterior noticia de blog, Bioclimatismo y  Ahorro Energético, explicamos las nuevas tendencias que se han ido adaptando con el fin de proteger el medio ambiente, para conseguir un entorno más limpio.

Podemos definir la eficiencia energética como la práctica que se lleva a cabo con el objetivo de reducir el consumo de energía, buscando siempre que no se pierda la calidad del proceso. Intenta buscar alternativas de energía que no sean perjudiciales para el medio ambiente así como conseguir ahorrar en recursos sin que suponga un gasto.

Las auditorías energéticas son una pieza importante para establecer el nivel de eficiencia energética. Es un proceso mediante el cual se obtiene un conocimiento de los consumos energéticos de una instalación. Tiene como principales objetivos:

  • Conocer la situación energética actual.
  • Detectar las distintas oportunidades de ahorro para conocer los factores que afectan al consumo.
  • Identificar y evaluar las oportunidades de ahorro en función de su rentabilidad.
  • Proponer mejoras y realizar una evaluación tanto económica como técnica.

El objetivo de las auditorias es analizar las necesidades energéticas de la empresa auditada, integrando todos los sistemas y equipos que formen parte de ella, para después proponer soluciones para la mejora en materia de ahorro de energía o la incorporación de nuevas vías  de energía.

La auditoría energética debe ser realizada por una entidad solvente e independiente y llevar a cabo los siguientes pasos:

  • Se debe contactar con una empresa especializada en auditorías energéticas.
  • Acordar un presupuesto que esté al alcance de la organización.
  • Realizar la auditoria: mediciones y mejoras.
  • Obtener resultados y presentarlos de forma adecuada a los responsables.
  • Mantener la supervisión de los resultados y mejoras.

Los requisitos que debe cumplir un auditor energético es que sea un técnico especializado con experiencia y tenga conocimientos sobre el campo de actuación. En numerosas ocasiones su perfil está formado por un título universitario de ingeniería, técnico profesional con capacitación básica. Por lo tanto, no solo debe  contar con experiencia en la práctica si no que debe tener conocimientos sobre teoría y sobre todo tipo de instalaciones

Ahora bien, nos planteamos la siguiente pregunta, ¿qué empresas están obligadas a realizar una auditoría energética? Las empresas que deben realizarla son aquellas que cumplan al menos en dos ejercicios consecutivos la condición de gran empresa, es decir, que tenga un volumen de negocio que sobrepase los 50 millones de euros, empresas públicas como pueden ser las universidades, centros de trabajo temporal. También es obligatorio para aquellas sociedades definidas en el artículo 42 del Código de Buen Comercio.

Dejar un comentario

Tu correo electronico no será publicado.