Mide y decide: la importancia de la monitorización energética

Mide y decide: la importancia de la monitorización energética

Supongo que lo primero que debemos explicar es lo que significa monitorización energética, ¿no?, pues consiste en la medición de consumo energético a tiempo real de un determinado equipo o proceso a través de la instalación de equipos medidores o analizadores.

El objetivo principal de la monitorización es que el cliente conozca en cada momento el consumo energético de su instalación para diseñar estrategias de ahorro energético o modificaciones en su proceso para ahorrar costes y mejorar en competitividad.

Por ejemplo, si tras una auditoría energética, se ha identificado como proceso significativo, el sistema de climatización. A través de la monitorización, el cliente puede conocer a tiempo real el consumo de dicho sistema y evaluar las medidas de ahorro energético que puede aplicar, como por ejemplo, en la regulación de la temperatura, sectorización de zonas o horarios de funcionamiento.

Peter Drucker, considerado como el mayor filósofo de la administración del s. XX dijo: “Lo que no se puede medir, no se puede mejorar”. Por eso mismo, si queremos mejorar en el desempeño energético de nuestra organización, es imprescindible incorporar medidores de energía en un equipo determinado o en un sistema en general, por varios motivos:

  1. Comprobar que el equipo consume lo que indica su ficha técnica: Cuando se realiza un inventario energético, es muy importante anotar la potencia nominal de un equipo, ya que si desconocemos su valor, puede afectar significativamente en el balance energético de la empresa.
  2. La existencia de “ladrones de consumo”: Identificar de forma exacta los equipos de consumo que se van a medir es esencial a la hora de recibir los datos del equipo de monitorización. Si el valor que recibimos no coincide, es porque hay algún otro consumidor que no se ha detectado.
  3. Viabilidad en la incorporación de medidas de ahorro energético: La única prueba real de que las medidas aplicadas, por ejemplo, sustitución de un equipo antiguo por otro más eficiente o la instalación de un motor con variador de frecuencia, es el valor que obtenemos en la monitorización. Un seguimiento a lo largo del tiempo, nos mostrará el ahorro real que hemos obtenido.
  4. Tener controlados todos los equipos de consumo e incorporar avisos por si existiera alguna incidencia, por ejemplo, si hay consumos en determinados momentos del día que no debería de haber (horario nocturno).

Para terminar, quiero destacar que la monitorización es una gran herramienta de seguimiento y medición para la implantación de la ISO 50.001, Norma Internacional que corresponde a los Sistemas de Gestión Energética. En definitiva, se trata de una solución muy acertada si quieres mejorar el desempeño energético de tu organización, con una baja inversión y un rápido periodo de retorno.

Dejar un comentario

Tu correo electronico no será publicado.